Cristian Guajardo Garcia

Business Strategy

where data and creativity collide

Agra y el Taj Mahal

Voy a dividir este post en dos partes, la primera se enfocará en nuestra experiencia moviéndonos por India como indios (en bus, tren y rickshaw) mientras que la segunda hablará exclusivamente del Taj Mahal.

Agra

Viajando por India en bus, tuk tuk y tren.

Cuando decidímos partir a Agra, cometimos un par de errores de principiante. Eso sí, ninguno tan grande como improvisar. India no es como Europa o Chile. No es cosa de llegar y partir con la masa. Hay que ser un poco más precavido y cuidadoso cuando se viaja por el país.

Sólo el día anterior decidimos armar el morral y partir, jamás planeamos nada. Todo fue hecho sobre la marcha.

Hostels.com nos ayudó a reservar pieza en el Taj Plaza (bastante bueno para lo que cuesta) y el pasaje de bus lo compramos con la tarjeta de un amigo de India.

Lo que nadie nos dijo fue que el trayecto Lucknow - Agra no tomaría 5, sino 12 horas (desde que salimos de IIM hasta que hicimos check in en el hotel). Trabajos en la carretera, ciudades sin semáforos y un almuerzo largo improvisado por el conductor y sus asistentes demoraron todo.

Una vez en Agra (21:00) un indio que hablaba inglés nos ayudo a negociar con un tuk tuk local que nos llevaría al hotel. Lamentablemente este pobre viejo no sabía como llegar y nos dio un tour eterno por Agra en su pequeño triciclo con motor. El frío, hambre y falta de sueño nos paso la cuenta. Nos bajamos, le gritamos por hacernos perder el tiempo y partimos solos al hotel, al cual llegamos tras caminar 5 minutos. Allí, conocimos a una pareja australiana-argentina que nos hizo sentir bienvenidos y cómodos. Con una ducha en el cuerpo y una buena cena, nos preparamos para partir a comprar los tickets al día siguiente.

Lo que nadie nos dijo, era que esa mañana (4 Enero) el Taj Mahal sería visitado por el presidente de una isla diminuta, por ende, todo estaría cerrado por la mañana. Cuando al fin nos toco comprar los tickets (750 rupias para extranjeros, 20 rupias para indios) una avalancha de gente casi nos aplasta contra las ventanas. Afortunadamente logré sacar a una vieja que tuvo un ataque de pánico y Oscar se las arreglo para comprar dos ticketes.

Al fin era hora de conocer al gigante.

El Taj mahal

Una de las visitas principales que hace cualquier persona que viene a India es el Taj Mahal, la famosa estructura erguida por el emperador Shah Jahan para conmemorar a su difunta esposa, Mumtaz Mahal.

Taj Mahal

El Taj Mahal ha sido descrito como “una lágrima en la mejilla de la eternidad” o “la representación de todas las cosas puras”. Su creador - Shah Jahan decía que el monumento hacia que “el sol y la luna derramaran lágrimas de emoción”. En pocas palabras, el Taj Mahal es considerado como el edificio más hermoso del mundo.

Como les contaba, el Taj Mahal fue construido para conmemorar la muerte de la tercera esposa de Jahan, la cual falleció dando a luz al 14 hijo del emperador. La edificación tomo 8 años y no fue culminada sino hasta 1653.

La edificación fue denominada como patrimonio de la humanidad en 1983. Desde su construcción, su aspecto es el mismo (aunque en 2002 fue cubierto por una capa de “maquillaje” que evita la decoloración producto de la contaminación de Agra, la ciudad donde se ubica.

Algunos mitos del Taj Mahal:

  • Dicen que las manos de todos los hombres que participaban en la construcción fueron amputadas para que jamás se replicase la belleza de este lugar.

  • Por mucho tiempo se especuló con la idea de un Taj Mahal negro, una versión negativa donde Shah Jahan sería enterrado.

  • Para muchos expertos, el Taj Mahal se está hundiendo lentamente producto de la fatiga del sueño. Estadísticamente, no se han encontrado fallas ni daños estructurales.

  • Por ultimo, me llamó la atención leer que el Taj Mahal fue supuestamente construido para adorar al Dios Shiva y que sólo fue “convertido” en el Siglo 12. Los sótanos subterráneos -lugar donde descansan los restos del emperador y su mujer- ocultan la respuesta, pero jamás serán abiertos, tal como lo decretó la corte suprema de India.

Debo decir que apenas entré, quede sorprendido con la majestuosidad de la edificación. Es realmente divicil describir la sensación que tuve cuando vi al Taj Mahal cara a cara. Me sentí pequeño, muy pequeño.

Taj Mahal

El regreso:

Si en la ida tomamos bus, ahora fue el turno de regresar en tren. Si bien nos demoramos menos (6 horas aproximadamente) el viaje se hizo eterno y el tren a ratos estaba extremadamente lleno (aquí la gente viaja de pie). Una vez en IIM, puedo reflexionar sobre un par de puntos que me quedaron dando vueltas.

Que me llamó la atención del viaje, Agra y los indios en general:

  • Hay mugre en todas partes y a nadie parece importarle: El tren estaba realmente sucio. La gente escupía dentro y botaba toda la basura en su asiento.

  • Las calles adyacentes a cada estación acumulan toneladas de basura: El bus que nos movió por doce horas, sólo parecía moverse entre basurales. Realmente triste.

  • Cuesta mucho para que las cosas funcionen. La gran mayoría de las personas solo hará el mínimo esfuerzo: Cuando se trata de resolver un problema, de hacer algo que no está dentro de tu jurisdicción o bien ayudar por ayudar, pocos se tomarán la molestia.
Ojo, que esto no aplica a todos, pero lamentablemente sí para la mayoría.

  • Cuando te pones a hablar con un indio en la calle, al menos dos se acercarán y se quedarán escuchando y tratando de enteren que pasa: Es normal. Son extremadamente curiosos. Varios se acercarán y se quedarán mirándote como si fueses un marciano. Antes de perder la paciencia, cuenta hasta diez. Siempre estarás en minoría.

  • El país definitivamente no está preparado para el turismo: El Taj Mahal está administrado muy bien cuando se trata de preservarlo, pero al momento de entrar, todo se estropea. Policías con pitos, empujones, gente gritando y desorden matan la magia. 
Para algunos servicios de transporte como el Sistema de Trenes de India, no puedes pagar con tarjetas que no hayan sido emitidas en India. Si no es por amigos de IIM, nos quedamos sin reservar asientos. Como me dijeron por ahí, en India se viven al menos 7 Siglos a la vez.

  • Lo que te dicen, no se cumple: En el hotel nos prometieron despertarnos a las 04:00 y nosotros terminamos despertando al cuidador. En el bus a Agra, nos avisarían donde bajarnos y jamás sucedió. El taxista acepto llevarnos, incluso sin saber como llegar al lugar de destino. Puede que la gente en India tenga buenas intenciones, pero apenas se cierra la conversación, se olvidan.

  • Aquí se come Indio: Aquí se come bien y se come indio en todas partes. Es difícil pillar comida del mundo (no así comida chatarra), pero siempre habrá restaurantes con samosas, roti y chai. Me gusta ese compromiso con la comida local. Todo el mundo disfruta su comida y a ti, como extranjero, te conviene comenzar a disfrutarla. Olvida las hamburguesas de occidente y las donuts. Empieza a enamorarte de la comida local desde ya.

Fue un fin de semana agotador ¡pero visitamos el Taj Mahal!

Si somos amigos en Flickr, aquí podrás ver todas mis fotos de Asia.

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2017