Cristian Guajardo Garcia

Business Strategy

where data and creativity collide

La dolce vita: vino, prosecco y amaro nonino en Friuli-Venezia Giulia.

Si me han leído, han de saber que ya llevo más de 5 meses en Europa. Si bien ha sido espectacular, he podido viajar muy poco y de Italia, no he conocido mucho aparte de Bergamo.

Sin embargo, hace dos semanas estamos viajando regularmente a la región de Friuli-Venezia Giulia (Italia tiene 20 regiones, ésta tiene como capital a Trieste), por motivos de trabajo.

The Ghost Logo

Durante estas dos semanas, hemos visitados Udine, Verona, Sedico, Belluno y Treviso.

Lo que he visto aquí no solo ha maravillado mis sentidos, sino que me ha acercado mucho más a esa imagen de ensueño que los extranjeros tenemos de Europa y sus callecitas empedradas y llenas de recovecos.

Sin embargo no pienso hablar de calles, arquitectura o historia (ya habrá tiempo para eso). Aquí voy a contarles sobre la especialidad de la zona: grappa, vino y café.

Para que empiecen a hacerse una idea de los lugares que he visitado, les dejo esta bella intro de La Tavernna di Via Stella, el restaurante donde probé el Valpolicella y una grappa.

La Grappa:

Si en Perú y Chile nos conocen por el pisco, el norte de Italia tiene esta maravilla llamada Grappa.

Este bajativo, está hecho a base de uvas y contiene en promedio entre 35% y 60% de alcohol. Si me preguntan, la puedo comparar con nuestro pisco, aunque la grappa es más espesa y cuando es de buena calidad, te calienta el pecho justo después de engañarte con un primer sorbo que podría calificarse incluso como “dulzón”.

Curiosamente (al menos para mi) la grappa se hace con la piel, pulpa, semillas y jugos que sobran después de hacer vino. Originalmente se usaba para preservar todos los desperdicios post proceso de hacer vino.

Al igual que el chamgagne, la grappa tiene denominación de origen. Sólo si es producida en Italia o San Marino, si está hecha de hollejo y la fermentación se hace con el hollejo, sin nada de agua se puede denominar como tal.

Aquí en Italia se toma tras cenar y en un vaso pequeño. A veces se agrega al café, eso se llama

Caffè Corretto, pero aún no lo pruebo.

El vino:

Cuando llegamos a Udine la primera noche, nuestros amigos nos llevaron a la plaza central y ahí iniciamos un tour por distintos bares. Allí, tuve la fortuna de probar 2 vinos y un destilado maravillosos:

Verduzzo:

Vino blanco originario de la zona de Friuli-Venezia Giulia. Es un varíetal que puede moverse entre un vino seco y un late harvest. Es dulzón en Udine y en la medida que te acercas a Venezia el vino se torna más seco.

La cepa con el cual se hace se llama ramandolo (2001) y después de probarlo, puedo asegurar que es uno de los vinos más frescos y livianos que he probado, ideal para tomarlo con el postre (y y mi opinión es parcial, jamás he sido fan de los late harvest).

Sauvignon Blanc:

El sauvignon es un vino que al menos el 50% de los chilenos debe haber probado alguna vez. Famoso en todo el mundo, pero particularmente querido y cuidado en el norte de Italia.

Esta maravilla -lógicamente- no tiene denominación de origen, mas varía dependiendo de la región donde se produzca.

Fresco, ligero y astringente. Uno de los mejores que he probado.

Prosecco:

Si esto fuese fútbol y en vez de Udine estuviésemos en Barcelona, el prosecco sería el Messi del equipo.

El prosecco es un “espumante” exquisito y clásico de la región. Para algunos, se ha transformado en un sustituto más económico para el champagne, mas es una tremenda injusticia con esta maravilla.

El prosecco viene en dos formas: espumante (mucho gas) o frizzante (como aquí llaman a las bebidas ligeramente gaseosas). El espumante es el más caro y dulce.

En Italia se toma en cualquier momento. No es bajativo ni tampoco se asocia con el postre. Como han de imaginar, se sirve frío y en una copa aflautada o bien, con forma de campana.

Si bien el prosecco se toma solo, de un tiempo a esta parte se ha hecho famoso como el ingrediente principal del cocktail Bellini (a veces incluso se usa en la famosa mimosa).

Para mi, es mi preferido y junto a la grappa, un must.

Valpolicella:

Este vino lo tome en un lugar espectacular ubicado en Verona, el cual se llama La Taverna di Via Stella.El lugar es realmente precioso, aquí comimos dos tablas frías con quesos y jamón; un lujo.

El Valpolicella también tiene denominación de origen, su producción sólo puede venir del norte de Italia.

Su composición tiene más de una cepa, pero la que predomina es la “corvina”, aunque también hay cepas llamadas rondinella, negrara, forselina y selecta (todas nuevas para este viajero).

El valpolicella es levemente picante, tiene un color rojo rubí y una gradación alcohólica de 10º.

En La Tavernna di Via Stella tienen una carta de vinos espectacular (por lo que averigüé) y éste le hizo completa justicia a la tavola fredda que disfrutamos.

The Ghost Logo

Bonus track: Amaro nonino

Si bien este no es un vino, es otro trago clásico de la región.

El Amaro se toma -al igual que la grappa - como un bajativo post cena. Lo probé en un bar antiquísimo de Udine y lo encontré bastante único.

Como su nombre lo indica (amaro significa “amargo” en italiano), el trago es una especie de jarabe agridulce. Su textura espesa lo hace bastante especial. Se toma a temperatura ambiente y por lo general, se mueve entre los 15º y 40º de alcohol.

Por lo general, este trago se prepara macerando hierbas, flores, o raíces. Lo que se filtra, se mezcla con jarabe que luego se dejará en reposo para que envejezca.

El Amaro se puede confundir con el amaretto, por aspecto y sabor o incluso el amarone, una variedad de vino tinto producedo en Valpolicella.

Como han de ver, en dos visitas, he tenido la fortuna de vivir la dolce vita en una de las regiones más ricas de Italia (ricas en el amplio sentido de la palabra, que va desde las mujeres hasta la comida).

Si las cosas no cambian, seguiremos viajando una vez por semana a estos lugares, por lo que seguiré ampliando mi cobertura de tragos típicos.

Gracias a nuestro sommerlier personal Luca, Chiara y Sandra, con quienes estoy haciendo estos #RoadTrips.

Ya estoy juntando imágenes de comida para hacer un tercer post sobre comida, no todo es liquido.

Nos vemos pronto.

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2017