Cristian Guajardo Garcia

Business Strategy

where data and creativity collide

Atenas

The Ghost Logo

Llegó nuevamente ese maravilloso momento de empacar y partir a recorrer. Esta vez llegó el turno de viajar al sur de Europa (cada vez me acerco más a África) para visitar una de las cunas de nuestra civilización: Atenas.

The Ghost Logo

Un par de tips antes de proseguir y que pienso, pueden ser útiles:

  • Descarga el mapa de la ciudad donde vas en Google Maps mobile y marca los lugares que quieres visitar con estrellas. Un color representa un día. Así no perderás tiempo si quieres sacar máximo provecho a tu viaje.
  • Asegúrate de tener crédito en Skype. Nunca se sabe y puede sacarte de apuros.
  • Aquí, apps como Foursquare se vuelven realmente útiles. Varias ciudades tienen guias especiales, como Atenas en Grecia. Pura inteligencia colectiva.

La capital griega es el lugar donde las artes, la filosofía y el aprendizaje en general, lograron alturas sin precedentes para la humanidad. Plató y Aristóteles (entre otros) dieron forma a la civilización occidental desde estas tierras. Y no sólo eso, sino que los griegos también pueden contar con orgullo que fue aquí, donde se originan las olimpiadas, máxima justa deportiva a nivel global.

Y aquí hago un paréntesis para comentar algo que a título personal, me encanta. Son los griegos quienes practican el arte de estimular tanto la mente como el cuerpo. El uno sin el otro es valioso, pero jamás alcanza todo su potencial por sí solo. Esta lección la aplico diariamente a mi vida y es por los griegos que lo logre entender.

Siguiendo con el relato.

Grecia tiene una ubicación privilegiada que la transformó en un punto estratégico que conecta Europa con África. Como han de saber, el país ha pasado por décadas amargas, más su antiguo resplandor es algo que marcó para siempre nuestro desarrollo.

Llegué hasta aquí tras dos horas de vuelo desde Milán.

Una vez en el aeropuerto, el metro me llevó directamente a la pieza que arrender (nuevamente) por Airbnb. Me gustó mucho que la línea azul estuviese conectada directamente al aeropuerto. Todo es más fácil cuando llegas a un país donde no conoces nada y el transporte público te lleva directo al centro. El precio aeropuerto - downtown es de €8. A diferencia de otros países europeos, el pase semanal es bastante barato. Por €14 puedes subir y bajar cuantas veces quieras de buses, metro o tram durante 7 días. El pasaje unitario (que dura 70 minutos desde que se marca) cuesta €1.20

Your room in the perfect area in Athens

House in Athens, Greece. The house is located in one of the oldest and picturesque neighbourghoods of the center of Athens, called Ano Petralona. It is situated at the feet of filopappou hill right across the Acropolis. The house was built in the late 1950's and has rema... View all listings in Athens

La pieza que arrende era inmensa. Mi host -Christos- era un tipo encantador. Me enseñó a preparar el café griego (muy similar al turco pero sin especias) y conversamos mucho sobre el estado actual del país. Pienso que eso es lo mejor de viajar con sitios como Airbnb, conocer a los locales abre una nueva dimensión a la cual el turista promedio jamás accede.

Cosas que me llamaron la atención de Grecia y los griegos.

  • Se puede fumar dentro de lugares públicos. Hace años que no veía tanto humo dentro de un restaurant.
  • Los griegos no trabajan los lunes y miércoles después de las 14:00
  • Aquí no hay perros callejeros como en Chile. Esta es la ciudad de los gatos callejeros. Increible la cantidad de felinos dando vueltas.
  • El griego es anárquico. No sigue instrucciones. Mi amigo Santiago me decía que cuando trataron de pasar la ley que prohíbe fumar dentro de lugares públicos, el inspector llegaba fumando. Simplemente no les importa.
  • Si les importa su pasado y tiene fuerte sentido de pertenencia. Su historia la cuidan. Y mucho.

¿Empezamos?

Día 1

  • La Acrópolis: ¡Dios mío! Jamás pensé que iba a estar aquí. A principio de año, cuando estaba en India y me sacaba una foto con el Taj Majal de fondo, nunca llegué a pensar que llegaría hasta la antigua Grecia. La acrópolis es monumental. Es impresionante. Es volver en el tiempo a pesar de los turistas o el ruido. Por sólo €12 tienes acceso (durante 4 días) a 5 sitios arqueológicos. Si sacas la cuenta, pagas menos de €3 (CLP 2.000) por entrar a lugares como este o el templo de Zeus. Yo subí después de almuerzo y no había nadie. Fue increible tener casi todo el akropolis (que significa “roca sagrada”) sólo para mi

  • El Partenón: Dentro del akropolis, está el partenón griego. Si bien ha sufrido mil y un atentado (incendios, robos y bombas) puedes hacerte una idea sobre su antiguo esplendor. Me llenó de emoción poder estar ahí y mirar cara a cara un lugar sobre el cual había escuchado tanto en el pasado.

  • El mercado de las pulgas: Exquisito estar aquí. El mercado se extiende por varias calles y está lleno de baratijas, ropa, souvenirs, armas militares, adornos o comida. Fue aquí donde comencé a probar la cocina griega con un falafel.

The Ghost Logo

Día 2

  • El Planetario de Atenas: Uno de los mejores del mundo. No tenía idea, pero apenas supe lo coloque en mi lista de to-do’s. El planetario está cerca del mar y camine literalmente 1 hora para llegar. Como saben, me gusta caminar a todas partes y una hora por Atenas no me canso en lo más mínimo. El planetario cuesta €5 (si presentas tarjeta de estudiante) y me toco ver un documental hermoso sobre un grupo de cientificos americanos que recorrían el Nilo. Si bien todo estaba en griego, lo pasé increíble. Por si a alguien le interesa, el documental se llama The Mystery of the Nile
  • El mercado: Me topé con un post del mercado de alimentos de Atenas en el sitio Life & Thyme. Las fotos y el hecho de que el lugar fuese absolutamente ignorado por los turistas me atrajo. Los mercados son una buena manera de conocer las ciudades. Las costumbres culinarias, precios, maneras de regatear, tamaño de las porciones o aromas son únicos en cada país. Tal como describe el post, no había ningún extranjero y sólo las cabezas de ganado me miraban.

  • El barrio judío: Apenas salí, me perdí por un barrio popular lleno de tiendas que vendían artículos religiosos de la época bizantina. Me encantó el aroma a café que salía de las tiendas, los gritos y el desorden propio de un lugar siempre vivo.

  • Museo del nuevo Akropolis: Éste es un lujo que no me podía perder. Sólo cuesta €5 y estuve dentro -literalmente- 4 horas. Todo lo que se ha rescatado y ha ido siendo restaurado del akropolis está aquí. El museo se ubica a los pies de la roca sagrada y de hecho, fue construido sobre ruinas griegas. Es increíble caminar sobre un piso transparente y ver bajo tus pies los restos de una civilización tan importante. Me pasaría mucho tiempo describiendo todo lo que vi, pero créanme que las 4 horas pasaron volando.

  • La trilogía Atenea: Esto es curioso, pero la trilogía atenea -compuesta por la Librería Nacional, la Universidad de Atenas y la Academia de Atenas- fueron diseñadas por el arquitecto danés Theo Hansen a mediados del S. 19. Los edificios son preciosos y me parece que se mantienen en perfectas condiciones. Era tarde y no pude entrar, pero por fuera, son majestuosos.

Durante el segundo día comí 3 platos griegos exquisitos: Para desayunar, Yogurt griego con almendra, miel y algo más que no recuerdo como se llamaba. El almuerzo fue un gyro de carne. Con papas fritas, salsa de yogur griego y todo lo que le cabía. Por la noche cerré con una ensalada griega de ensueño, con aceitunas, queso feta (y una porción extra que pedí para darme un gusto), tomates, lechuga y cebolla. Hermoso.

The Ghost Logo

Día 3

Ya era sábado y si bien quedaba mucho por recorrer, me sobra la energía (a Dios gracias). Después de mi café griego, salí a aplanar Atenas.

  • Phillopapos Hill: Ubicada casi frente a mi casa y al sur oeste del Akropolis, el cerro fue bautizado en honor a un príncipe romano. Otro de los lugares donde no vienen los turistas. Tras caminar un buen trecho escalando y esquivar a varios perros, llegué a la cúspide, la cual no solo te regala una hermosa vista de la ciudad sino que tiene la impresionante chapel of Saint Demetrius the Bombarder. Sólo para valientes, debes caminar mucho entre olivos a pleno sol.

  • Ancient and Roman agora: Los griegos tuvieron una estrecha relación con el imperio romano. Tras todas las guerras que tuvieron con persas y otras culturas, los griegos se apoyaron en Italia y su ejército. Resultado de eso son la plaza (agora) romana y la antigua plaza. Ambas están a pasos de distancia y valen absolutamente el recorrido.

  • Templo de Zeus: Impresionante saber que este era el templo del dios Zeus. Si bien quedan pocas columnas en pie, puedes ver la magnificencia que probablemente tuvo hace muchos siglos. Está dentro del tickete de sitios arqueológicos.

  • Estadio olímpico Panatheinac: Aquí comenzaron las olimpiadas. A pasos del templo de Zeus, éste coloso es único a nivel mundial ya que está hecho íntegramente de mármol. A la entrada (que cuesta €1,50) te pasan un audífono donde se va relatando la historia del estadio y las olimpiadas. Puedes caminar por el recortan y entrar a una pequeña sala donde están las antorchas que se han usado en varias olimpiadas.

  • Cementerio de Kerameikos: Otro sitio arqueológico en plena ciudad. Los soldados que fallecieron durante las guerras de Atenas están sepultados aquí. También hay personajes emblemáticos de la ciudad. El lugar está ubicado al oeste del akropolis.

  • Centro Cultural Onassis: Me vine a dar una vuelta al centro donado por los Onassis después de escuchar grandes comentarios del edificio. Pude ver una obra gratuita llamada The Lumen Prize. Pronto comenzaba un festival de cine latinoamericano y varias otras actividades paralelas. Precioso lugar, aunque un poco alejado.

Día 4

El tercer día me junte con un muchacho argentino que me presento un amigo chileno. Partimos con Santiago a recorrer todo lo que faltaba. Insisto, no hay como recorrer una ciudad con alguien que la vive diariamente. Santiago me mostró, explico y conto mucho sobre el día a día en Atenas. Así da gusto aprender.

  • Museo Nacional de Arqueología: Inmenso. Estuvimos dentro como 3 horas y al final debimos movernos rápido (cierran a las 16:00). Aquí podrás ver obras que van desde el periodo neolítico hasta el periodo romano. Hay tesoros como la máscara de la muerte de Agamenón, el bronce de Artemision, la Copa de Néstor o el niño de Maratón.

Después del museo, partimos a otro cerro en plena ciudad para mirar Atenas desde las alturas. Dando vueltas por la ciudad pude ver el lado más intimo de la capital. Comercio cerrado, poco movimiento y una sensación de “aquí pasa poco” fue lo que personalmente sentí.

Tras 5 días, inicié el regreso a Milán. Definitivamente saqué partido a estas mini vacaciones.

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2017