Cristian Guajardo Garcia

Business Strategy

where data and creativity collide

El trabajo de encontrar trabajo III

3 meses. 3 meses que han estado llenos de altibajos. 3 meses donde me vi obligado a jugar en una cancha mojada, con zapatos malos y pelota desinflada. 3 meses donde he reafirmado mi profundo deseo de irme definitivamente de Chile y por esas cosas divertidas que tiene la vida, de cierta forma, lo hago día a día.

Paso de todo en estos 3 meses.

Mi trabajo personal para entender hacia dónde apuntaba los dardos, dos sesiones de coaching-exorcismo, cientos de cafés con personas de todo el mundo y el comienzo con un startup formado por uno de los equipos más diversos y sólidos que he tenido (no siempre se junta un ex Google, Everis, KPMG e IBM) han marcado este periplo.

Así mismo, llegaron las entrevistas. No sé me ocurre mejor analogía que comparar esto con un bottleneck. Todas las entrevistas siempre estuvieron ahí, pero algo las detenía. Probablemente era un cv malo, mi nula experiencia buscando un trabajo o mi pobre actitud en los días malos. Sea lo que fuese, cuando moví esos bloqueos, las entrevistas comenzaron a llegar. De varias partes, de varias industrias y en varios paises.

Es curioso como se dan las cosas. Ahora estoy convencido que la economía se estancó en Chile, pero los skills son los que siempre terminan vendiendo a las personas.

Al final escribir aquí es un ejercicio que siempre me he permitido y disfruto a mis anchas. Los 3 meses han sido durísimos y me hice la idea que siempre será así: cuesta arriba, con el cuchillo en la boca, con necesidades básicas cubiertas, sin lujos y sin cosas que me amarren. Mientras más tienes, más tienes por perder. Cuando eres capaz de sobrevivir con el mínimo, lo poco que llegue lo recibes como un regalo. Como la abundancia de lo poco.

Y ahí está el aprendizaje. En ser metódico, ordenado, sencillo, sin aspavientos. Cuando bajas todo al mínimo, el ritmo cambia. Cuando tienes la visión -y por ende la razón por la cual empujas- todo lo demás sigue. Afortunadamente nunca he dejado mi visión y por ende puedo avanzar a pesar de no tener mucho.

Todo el proceso ha sido complejo. Dejando de lado a muchas personas en las cuales perdí interés, conociendo a otras nuevas y distintas. Rearmando la rutina y forjando pequeños refugios para los días más difíciles.

Curiosamente, cuando llegan las entrevistas y las ofertas, ya estoy más tranquilo. Sabiendo que iban a llegar en algún momento, sabiendo que soy bueno y la oferta siempre encuentra la demanda, en especial con disciplina, orden y una visión dura. A prueba de recesiones, varios “no” y setbacks.

Ya lo dice Rousey

Alhamdulillah


El resto de estos post, los puedes encontrar aquí

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2017