Cristian Guajardo Garcia

Business Strategy

where data and creativity collide

Guatemala

Este viaje tiene una historia especial. No fue sólo escoger Guatemala por su comida o paisajes, hubo algo mucho más entretenido y significativo detrás.

Hace un tiempo le pregunté a mi mamá que destino soñado tenía. Me contesto "Guatemala".

La razón era simple; cuando hace ya mucho años leyó el libro “Antigua vida mia” de la chilena Marcela Serrano, las descripciones de las calles quedaron grabadas en su corazón. Las calles adoquinadas, su arquitectura colonial y las ventanas de madera con maceteros colgantes, de los cuales asomaban unas hermosas flores rojas, rosas o cardenales, no las olvido jamás.

Así pues, decidimos empacar y partir en busca de las calles donde vivió Violeta, una de las protagonistas del libro.

Para llegar a Guatemala desde Santiago debes parar en Bogotá y de ahí seguir hacia Guatemala city, una ciudad con mucha historia y ubicada en un pais verdaderamente hermoso como lo es Guatemala.

Como recomendación general, compra una SIM (Tigo en mi caso) en el aeropuerto por $25. Ya a la salida tomas Uber, el cual se transformó en nuestro medio de transporte oficial.

Recorriendo

Guatemala city está llena de lugares hermosos para visitar, todo dependerá del visitante. Aquí dejo una lista de museos, mercados, ferias y otros espacios como salas de teatro o estadios de fútbol que vimos durante el viaje.

[Comida] Bunna Café, La Noria, Paradigma café, Cerezo rojo café, Barista café, L’Aperó, 7 Caldos, Mr Taco, La esquina ,Café Casa, San Martín [Puntos de Interés] Torre del reformador, Museo Nacional de Arte Moderno, Zoológico La Aurora, Estadio de Futbol Doroteo Guamuch Flores, Paseo Cayalá, Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, Jardín Botánico, Oakland Mall, Palacio Nacional de la Cultura, Catedral Metropolitana, Plaza de la Constitución, El Portal, Mercado Central, Plaza Fontabella, Librería Sophos, Museo Ixchel del Traje Indígena, Museo Popol Vuh, La ERRE.

Como buenos viajeros, planificamos cada día con anterioridad y saliamos temprano para volver tarde. Sacamos partido a cada día y probamos cosas que no hacíamos hace años juntos como ir al estadio o el zoologico. Cada día Guatemala se iba abriendo a nuestra curiosidad y ganas de aprender y absorber más. Desde la música de Gaby Moreno, Tuco Cárdenas o El Tambor de la Tribu, pasando por el Popol Vuh (libro sagrado de los mayas) hasta la pasión que el club “Comunicaciones” despierta en los fanáticos del fútbol, cada día traía sorpresas.

La comida es tema aparte, aquí comimos elote (maíz), aguacate y frijoles todos los días. Al estar tan cerca de Mexico, la comida se asimila mucho a la de sus vecinos, pero en sí, la comida en Guate tiene personalidad aparte. La comida callejera siempre es entretenida: los buñuelos, tepache, elote asado, los tamales, garnachas, enchiladas, tacos, pupusas y hasta ceviches. ¡Todo es delicioso! Para beber, nada como un atoche hecho de maíz y canela.

Los dulces son tema aparte, los buñuelos que mencionaba, el arroz con leche, empanadas de elote dulces y los rellenitos son tremendamente exquisitos.

Por último, está el café. Mi bebida preferida es la opción principal en Guatemala. Hay cafeterías en todas las cuadras y si bien no todas son increíbles, la mayoría son de bastante calidad. El café aquí si tiene un sabor distinto; en las afueras de Guatemala city, está lleno de fincas productoras de café y las marcas locales están preparadas a la orden del día.

Antigua

Para Antigua reservamos un viaje por el día con la Agencia Guatemala Adventure; nuestro guía fue simplemente insuperable y encantador. Ayudó a que todo fuese 10 veces mejor.

Antigua es una ciudad colonial; un enclave donde el tiempo dejó de avanzar y la gente en vez de cambiarla, se adaptó. Aqui el tiempo pasa más lento y pierdes la noción de los días.

Como comenté al comienzo, el fin de este viaje era conocer Antigua desde la perspectiva del libro. Y si bien la ciudad tiene una riqueza arquitectónica y cultura inmensa, no queríamos perder el foco. La calle del peregrino no existe per se, no está en Google Maps y sólo los locales saben como ubicarla.

Al lado de la Plaza Mayor y en el pasaje donde está el Café La Condesa, encontramos un librero que nos dio las primeras luces sobre el paradero de la calle. Aparentemente este nombre se le daba a la ruta del peregrino, la cual se remonta a la época del hermano Pedro, primer santo de Guatemala beatificado por Juan Pablo II.

Después de un tiempo, una policía nos volvió a dar una pista tras consultar en su radio. Estabamos a 3 cuadras. En pocos minutos llegamos a la calle del peregrino y la emoción fue palpable al cumplir el sueño.

[Comida]Café Condesa, Café de la Escalonia [Puntos de Interés] Arco de Santa Catalina, Mercado de artesanías y Compañía de Jesús, Museo del hermano Pedro, Plaza Mayor, Estadio Pensativo, Cerro de la cruz.

Guatemala trajo sorpresas que ni yo esperaba, como por ejemplo: La cajita feliz la inventó la guatemalteca Yolanda Fernández , ex presidente de McDonald's Guatemala, el inventor del CAPTCHA Y Duolingo es Guatemalteco, el café soluble fue creado en estas tierras y por último, la vida y obra de personajes que me impresionaron mucho como el arquitecto Efraín Recinos o el premio nobel de literatura Miguel Angel Asturias.

Guatemala también trajo compañeros de ruta y amigos inesperados como fue el historiador Meynor Carrera, quién nos privilegio con su conocimiento y amistad recorriendo el centro histórico de la ciudad.

Por el lado malo (1) la contaminación, realmente densa y pesada; las horas peak hacen muy difícil respirar (2) lo otro que nos asustó fue la seguridad, vimos a muchas personas cargando armas y sentimos disparos al menos un par de noches. Los últimos días decidimos no salir de noche para evitar cualquier problema (3) la corrupción; cada vez que tomamos un periódico había noticias de coimas, chantajes y “estímulos” que hasta personas del gobierno solicitaban para avanzar en diversas gestiones (durante esta semana se estaba discutiendo las coimas que el ministro de infraestructura demandó a un joven empresario recién asumido su puesto).

Al final, un viaje que partio como un lienzo en blanco, terminó transformándose en un recuerdo imborrable. Como todas las grandes capitales, Guatemala tiene encantos innegables y muchas cosas por mejorar.

Para la próxima quedaron el lago Atitlán y Tikal, la pirámide más alta del planeta.

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2017