Cristian Garcia

Digital Business Strategy

where data and creativity collide

Gracias 2018

Mismo título, distinto año. Siempre intento sacar lo mejor de cada episodio y esta vez no será distinto.

Estoy escribiendo esto desde Londres y en unos días -probablemente- continuaré haciéndolo desde Bratislava, Budapest y Viena. Estoy en una casa preciosa, en un barrio hermoso y con una pieza exquisita. Recuperé mis espacios y mis rutinas.

Ha sido un año difícil pero también un año de recolectar resultados. Cada año que arranca, lo comienzo con una serie de metas por cumplir, por lo general no son más de 5 objetivos por año y si por algún motivo no los logro, los evaluó y agrego al año siguiente. Este año cumpli dos objetivos que arratraba conmigo desde hace al menos 5 años. Eso en sí, transforman a 2018 en un gran año.

Pero las paradojas siempre están, y si por un lado logré un par de metas grandes, perdí cosas por las cuales luché mucho tiempo y es ahora que recien empiezo a vivir el duelo de mis pérdidas. Quizás todo se me ha hecho cuesta arriba por que he estado más solo que de costumbre y el eterno invierno de este hemisferio no me ayuda en lo más mínimo.

Este año logré un nuevo trabajo en Londres, fue una meta por la cual peleé mucho y ya la tengo conmigo. Deje a HackerEarth tras dos años y medio y di un salto hacia delante.

Regrese al gimnasio, probablemente mi refugio más importante, descubrí música nueva, leí 27 libros y saqué mi residencia por 5 años. Nada de mal si lo pongo en la balanza.

Como el hopeless optimistic que soy, escojo pensar que vienen emociones buenas y nuevas relaciones. Cada año que pasa es un año más fuera de Chile, lejos de mis afectos y la gente que formó y ese conflicto siempre está vivo, pero como dice el ingeniero Pellegrini:

“...porque tienes que forjarte una personalidad distinta. Tienes que dejar de lado tus sentimientos de nostalgia. Si uno está afuera y empieza a sentir nostalgia, la cosa no funciona”

Tengo esa certeza en el pecho que hay cosas increíbles este año que viene. Ese fuego que tenía casi apagado y que ahora -justamente mientras escribo estas líneas- lo siento tibio justo donde está el corazón.

Cristian Guajardo Garcia (cc) by-nc-sa | Made in London, UK |  2005 - 2019